Colchones Viscoelásticos: ¿Cuándo hay que cambiar el colchón?

Colchones Viscoelásticos: ¿Cuándo hay que cambiar el colchón?

Dormir bien es la base de tener un estilo saludable. Si queremos disfrutar de una calidad de vida durante muchos años, tenemos que mantener una dieta equilibrada, hacer deporte y tener una excelente calidad de sueño.

A continuación, te explicamos cuándo hay que cambiar los colchones viscoelásticos para que estos sigan manteniendo todas sus propiedades.

Qué es un colchón viscoelástico

Un colchón viscoelástico es un colchón compuesto de espuma y viscoelástica. En núcleo central del colchón es de espuma y este puede añadir alguna capa más como aditivo. La parte superior que es la que estará en contacto directo con nuestro cuerpo es la que está hecha del material viscoelástico.

El grosor de esta tapa puede variar, pero jamás un colchón viscoelástico estará formado únicamente por este material, si no que siempre se combinará con espuma. Las características del colchón de viscoelástica son las que más se recomiendan para poder disfrutar de una buena calidad de nuestro descanso:

  • Transpiración
  • Firmeza media que respeta los puntos de presión del cuerpo

Este material se descubrió por la NASA en los años 60, aunque se empezó a comercializar décadas más tarde.

Cuál es el momento perfecto para cambiar el colchón de viscoelástica

Existen dos maneras de saber el momento exacto en el que tienes que cambiar el colchón. El primero tiene que ver con la edad. Debes cambiar el colchón cada 8 o 10 años, para asegurarte de que las características que benefician a tu sueño todavía están activas.

La segunda manera de saber si tienes que cambiar el colchón es observando si cumple algunos de estos requisitos de mal estado.

Si está hundido o deformado

Si ves que tu colchón ya no tiene la forma inicial o presenta bultos o hendiduras en su superficie, es hora de cambiarlos. Tú puedes no darte cuenta, pero estas deformidades del colchón podrían afectar directamente a tu cuerpo y provocar patologías motoras muy graves.

Si te levantas cansado

Si te levantas cansado por las mañanas puede tener muchos motivos, pero uno de ellos es que el colchón ya no esté cumpliendo su función. Cuando el colchón es viejo, el cuerpo puede mantener algunas tensiones durante toda la noche que harán que no descanse bien durante las horas de sueño y que esto pase factura al día siguiente.

Si te cuesta dormirte

El cuerpo es sabio y detecta las incomodidades antes de que lo haga tu cerebro. Si te cuesta mucho dormirte y tienes que cambiarte de posición 10 veces antes de conseguir desconectar, es probable que tengas que cambiar de colchón. Necesitas un colchón que se adapte perfectamente a tu cuerpo arropándote y facilitándote el sueño cada noche.

Si has cambiado de peso

Cuando fuiste a la tienda a comprarte el colchón, el especialista te recomendó el grueso de viscoelástica ideal para ti, teniendo en cuenta tus características físicas. Si has cambiado de peso, es probable que ese colchón ya no te sirva y tengas que cambiarlo por otro que se adapte a tu nuevo cuerpo.

Si tienes alguna nueva patología

Los médicos aseguran que uno de los momentos en el que el cuerpo trabaja más y mejor es durante las horas de sueño. Por eso es importante darle a nuestro cuerpo la base que necesita para descansar bien. Si sufres una nueva patología, te recomendamos que puedas volver a visitar la casa de colchones, para que te recomienden el que se adapte mejor a tu nueva situación de salud.

Esperamos que este artículo te haya servido para descubrir cuándo hay que cambiar el colchón de viscoelástica. Visita la página web de Dormidán, elige tu colchón ideal y disfruta de un sueño reparador por las noches que te permitirá comenzar cada día con energías recargadas para comerte el mundo.

Acerca del autor

Alberto Castro

Ver todos los artículos